FANDOM


Un Trato Fuera de Caso es el episodio 11 del Libro Tres: Espíritus Acechando y el episodio 51 en general de Las Aventuras de Kinú: Entre Dos AvataresEn la imagen, los Dai Li siendo leales a la Nación del Fuego durante los últimos días de la Guerra de los Cien Años.

SinopsisEditar

En este episodio la Reina Tierra y la Señora del Fuego Izumi se encuentran cara a cara para discutir sobre el paredero de los Dai Li y cómo será su futuro. Blas y su familia están prófugos otra vez en la Nación del Fuego, pero están dispuestos a entregarse. ¿Serán capaces de evitar otra guerra?

Episodio 11: Un Trato Fuera de CasoEditar

Tierra, Fuego, Aire, Agua. Sé que junto a mis amigos, en algún tiempo, surgirán nuevos problemas, y tendremos que juntarnos otra vez, y tener aventuras. Ahora ya surgieron nuevos problemas. Viví mi vida 5 años con paz entre familia y amigos, pero ahora, debo viajar por el mundo llevando paz. Sé que junto a mis amigos, podremos llevar la paz por el mundo... LAS AVENTURAS DE KINÚ: ENTRE DOS AVATARES

LIBRO TRES: ESPÍRITUS ASECHANDO

Anteriormente en Avatar...Editar

(Comienza la escena en el Consejo de los Cinco, Reino Tierra.)

General Hong: Sí me permite, mi reina, pienso en atacar a la Nación del Fuego directamente. (Señala en en el mapa.) Entramos directamente hacia la Bahía con muchas fuerzas, destruimos las Puertas de Azulon e invadimos la ciudad. (Cambia la escena rápidamente a la coronación de Izumi.)

Vocero: ¡Larga vida al Señor del Fuego Izumi! ¡Viva! (Vuelve a cambiar la escena al barco en dónde iban Blas y su familia.)

Mia: (balanceándose.) ¡Aaah! ¡¿Qué está pasando?!

Blas: ¡Parece que están atacando el barco!

Lisa: ¡Y ahora, ¿Qué hacemos?! (De repente, una bola de fuego atraviesa el techo y destruye el suelo del barco abriendo un agujero por dónde caen todos.) ¡AAH! (La familia cae al agua.)

Blas: (Sale a la superficie.) ¡Los bebés! (Lisa hace de repente una ola de agua gigante y empujando a todos ellos hacia la costa, y empiezan a toser acostados en la playa.)

Lisa: (Minutos después en la costa.) Blas tiene razón... Y no debemos permitir que nos capturen.

Mora: ¿Por qué no? ¿Qué nos podrían hacer?

Blas: Hija, tú no sabes lo que es vivir en la cárcel. Yo no quiero eso para mi familia.

Mia: Ya discutimos esto. No quiero volver a hablar del tema. Vamos a entregarnos y a cumplir lo que vinimos a hacer. (Camina enfurecida.)

Blas: (Frustrado.) Está bien... Tenemos que reencontrarnos con la Reina. ¿Pero cómo llegaremos a la Capital?

Nost: Yo vivo ahí, ¡los acompañaré! Hay un pueblo cerca, de ahí podemos tomar un bus. Avisaré al comandante que me volveré solo. (Cambia la escena al Palacio de la Nación del Fuego.)

Izumi: ¿Cómo haré para evitar que la Reina Tierra nos ataque? Conozco que es muy vengativa, manipuladora y terca.

Zuko: Tú sólo usa el poder de la palabra y trata de mantenerte estable y firme. No te rebajes a su nivel si comienza a salirse de lugar. Ya te conté todo sobre los Dai Li y quiero que tengas una negociación pacífica.

Izumi: Lo sé, papá. No te defraudaré. (Se toman de la mano. De repente, entra un guardia.)

Guardia: Señoría, la Reina Tierra ha llegado.

EpisodioEditar

(Comienza el episodio en un bus. Blas y su familia están junto a Nost de viaje a la capital de la Nación del Fuego. Mora y los bebés están durmiendo, y Blas, Lisa y Mia están charlando con Nost.)

Blas: Y... ¿Cómo ha ido todo amigo?

Nost: Bien, luego de que volví del Polo Sur he intentado recuperarme de todo lo que me pasó cuando estaba prófugo en el Reino Tierra. Pues estaba medio débil, pero mi Fuego Control mejoró un montón.

Mia: ¿Trabajas como soldado?

Nost: ¡Sí! Conseguí un puesto en el ejército, mi padre estaría orgulloso, pero el falleció hace tres años...

Blas: Lo lamento mucho... (Se quedan callados.)

Mia: ¿Y sabes algo de la vida de Kevin?

Nost: ¿Kevin?

Blas: Kevin, él nos acompañó a buscarte y volvió contigo a la Nación del Fuego.

Nost: (Recuerda.) ¡Ah, sí! Mantuvimos contacto por un tiempo, supe que tuvo que cumplir una condena en la cárcel.

Blas: ¿En la cárcel? ¿Pero, por qué?

Nost: Pues me dijo que él y RuLi escaparon, y apenas llegó aquí lo capturaron y cumplió dos años de condena. Sé que salió por buena conducta y tiene libertad condicional, ya que está cumpliendo con trabajo comunitario, pero desde que me mudé a la Capital no supe mucho de él.

Blas: Ah, pues bien por él.

Lisa: Me encantaría volverlo a ver, era una persona muy sabia y nos aconsejo mucho a mi y a Li Chung...

Nost: Li Chung, él... (De repente, el bus se para.)

Conductor: ¡Ya hemos llegado! ¡Hora de bajar!

Blas: (Se levanta y se acerca a Mora.) Vamos Mora, hora de bajar. (La sacude.)

Mora: Uhh, ¿Ya llegamos? (Se sienta.)

Mia: Sí hija... (Se para y agarra a Ken, Lisa agarra a Wiru.) Hora de irnos. (Todos bajan del bus. Lisa se queda pensando.)

(Cambia la escena al palacio de la Nación del Fuego. En una mesa grande, la Señora del Fuego Izumi y Zuko está esperando a la Reina Tierra Hou-Ting. De repente, la Reina Tierra abre la puerta bruscamente, escoltada por el General Hong y el Gran Secretario Gun. Por detrás, entran dos soldados de la Nación del Fuego y el General Kam.)

Hou-Ting: Un gusto, nueva Señor del Fuego. (Se sienta en la mesa y al mismo tiempo Gun y Hong se sientan.)

Izumi: Me llamo Izumi, soy hija de Zuko. Un gusto volverla a ver.

Hou-Ting: (Mira a Zuko.) Zuko... hola otra vez. (Zuko hace una breve reverencia desde su lugar.) Creo que ya sabe por qué estoy aquí, ¿No?

Izumi: Pues, sí, parece que por un tema que mi padre ya resolvió con usted.

Hou-Ting: No resolvimos nada.

Izumi: El entonces Señor del Fuego Zuko, luego de recibir su petición de eliminar a las fuerzas "del Reino Tierra" que entonces lo protegían, obligó a las Guerreras Kyoshi a volver a su lugar de procedencia y desmanteló su legión de Dai Li.

Hou-Ting: Pues sí, pero esos Dai Li nunca volvieron a mi Reino.

Izumi: En ningún momento pidió que volvieran. No sabemos que fue de ellos.

Hou-Ting: ¡¿Pues lo que hizo entonces fue eliminar a los Dai Li?! Claro, cómo no los pueden tener ustedes yo tampoco.

Izumi: Cálmese, su majestad. Debió haber sido más clara con su petición. No es nuestra culpa.

Hou-Ting: (Se acerca a Izumi.) Mire, yo traje a mis rehenes conmigo. La familia Feng. (Zuko se soprende.) Los responsables de entregar a los Dai Li a su Nación. Y ustedes derribaron el barco en el cuál se encontraban. Necesito que los encuentren y los traigan aquí.

Zuko: Está bien, si lo que hicieron fue un delito para su Reino... (La Reina Tierra interrumpe.)

Hou-Ting: Y no fue el único delito que cometieron. Tienen que cumplir su condena.

Izumi: (Mira a Zuko, que asienta con la cabeza.) Está bien. Los buscaremos.

(Cambia la escena a las calles de la Capital. Dónde Blas y su familia caminan junto a Nost.)

Lisa: Nost, ¿Pasó algo con Li Chung?

Nost: Ah, ehh... sí. El estuvo aquí por varios meses... (Se queda callado.)

Lisa: (Se sorprende.) ¿Por qué? ¿Y dónde está ahora?

Nost: Pues... las cosas no fueron del todo bien... y él se fue... (De repente, suena su woki-toki.)

Woki-Toki: Llamando a todas las unidades, la Señora del Fuego ordenó el arresto de cuatro personas, descendientes de Long Feng. Blas... (Nost apaga el woki-toki.)

Nost: Creo que ya estamos en problemas. (Todos paran de caminar.)

Blas: La Reina Tierra nos está buscando... ¿Qué hacemos?

Mia: Entregarnos, a eso vinimos hasta aquí. (De repente, la tierra se levanta contra Nost y lo empuja lastimándolo.)

Nost: ¡Aaah! (La gente de alrededor se pone a gritar y a escandalizarse.)

Blas: ¡Nost! (Un hombre sale de un callejón y comienza a atacar a Nost con Tierra Control.)

Hombre desconocido: ¡Corran! ¡Yo lo mantendré ocupado! (Blas y su familia empiezan a correr confundidos. Nost y el hombre comienzan a luchar, pero el Hombre esquiva todos los ataques de Nost.)

Nost: ¡Espera! ¿Quién eres? (El hombre empuja lejos a Nost con Tierra Control.) ¡¡Aaah!! (El hombre sale corriendo tras Blas y su familia impulsándose con Tierra Control.)

Mia: (Corriendo.) ¡¿Quién era ese?! ¿Por qué corremos?

Blas: ¡No lo sé! (De repente el hombre se les vuelve a acercar.)

Hombre desconocido: ¡Yo los salvaré! (Levanta la tierra, pero Blas se enfurece y lo ataca a él. De esa manera, todos paran de correr.)

Blas: ¡Alto! ¿Que quieres? ¿Salvarnos de qué? (Se le acerca al hombre, quien está lastimado en el suelo, y lo reconoce.) ¿Ryo? ¿Eres tú?

Ryo: Sí Blas...

Blas: ¡No lo puedo creer! (Lo abraza.)

Ryo: Tienen que irse, la Reina Tierra y el Señor del Fuego los buscan, por entregarnos.

Mia: No, nos vamos a entregar a ellos. Queremos resolver nuestros problemas.

Blas: ¿Dónde están los demás, Ryo?

Ryo: No lo sé, perdí contacto con la mayoría luego de que nos despidieran, sé que Rokuro se quedó, pero también lo perdí... (De repente, miles de policías los rodean.)

Policía de la Nación del Fuego: ¡Alto! ¡Quedan bajo arresto! (Blas, su familia y Ryo levantan las manos.)

Ryo: Ya es tarde...

(Cambia la escena a minutos más tarde en el Palacio de la Nación del Fuego. En la mesa hay un enorme banquete. Entra un soldado a hablarle a Izumi.)

Hou-Ting: ¿Qué pasó? ¿Ya los encontraron?

Izumi: (Escucha al soldado que le habla en el oído.) Parece que ya los encontraron, y vienen con alguien más.

Hou-Ting: ¿Cómo que alguien más? ¡¿Tienen un guía?!

Izumi: Parece que ellos ya tenían el propósito de entregarse. Y no, no sabemos quién esa otra persona. (La Reina Tierra se pone a comer.)

Zuko: ¿Y qué condena piensa darle a los Feng, Reina Tierra?

Hou-Ting: (Deja de comer bruscamente.) ¡Yo no pienso irme de aquí sin mis Dai Li! ¿Sabes cuanto he esperado para recuperarlos? Todas las personas que tenían algún conocimiento de sus habilidades resultaron ser unos inútiles. Los Feng y esos Dai Li que tú echaste son las personas que más saben sobre sus habilidades.

Zuko: ¿Y para qué quiere a los Dai Li, exactamente? Su padre dejó muy en claro que no los quería.

Hou-Ting: Yo no soy como mi padre, y es información que no le incumbe. (De repente se atraganta con la comida y se pone a toser.)

Gun: ¡Su majestad! (Le golpea la espalda a la Reina y ella escupe.)

Hou-Ting: ¡¡No me vuelvas a tocar!!

Gun: (Asustado.) Uuuhh... Lo siento. (De repente, entran Kiyi junto a Shaila e Iroh. Los hijos de Izumi se sientan en la mesa y Kiyi se acerca a Zuko.)

Kiyi: Vamos hermano, es hora de que descanses.

Zuko: Hermana, pero quiero ver a mi hija negociar, necesito ayudarla.

Iroh: No te preocupes abuelo, nosotros te contaremos como salió todo. Ahora necesitas descansar y relajarte.

Izumi: Sí papá, ve. Todo saldrá bien.

Zuko: Está bien... Vamos hermana... (Él y Kiyi salen del lugar. La Reina Tierra los mira con asco.)

Hou-Ting: Urgh, familia feliz...

(Cambia la escena a las calles de la Nación del Fuego. Nost está lastimado y acostado en la calle cuando su amiga Kaiji y otro hombre se le acercan.)

Kaiji: ¡Nost! (Corre hacia Nost. Y se sienta al lado de él.) ¿Estás bien?

Nost: Amiga, sí... Sólo fueron unos golpes...

Hombre: ¡¡Nost!! ¿Cómo estás?

Nost: Eh, ¿Kevin? Pero, ¿Qué haces aquí?

Kaiji: Lo conocí hace un rato, vino a comprar a mi puesto y me dijo que te conocía. Luego te vimos aquí.

Kevin: Escuché en la radio que estaban buscando a la Familia Feng, y yo siempre te veía con Kaiji en el puesto, no vivo lejos de aquí. Entonces creí que podían estar contigo.

Nost: Estaban conmigo, pero un hombre me atacó de la nada y se fue con ellos.

Kaiji: Ya los capturaron...

Nost: ¿Qué? (Se levanta y se sienta.) No puede ser...

Kaiji: ¿Son tus amigos? ¿Vienen con Li Chung?

Nost: Sí, vienen del Reino Tierra, pero eran rehenes de la Reina, pero Lian no está con ellos...

Kevin: Estarán bien. Vamos, necesitas curarte. (Intenta agarrar a Nost.)

Nost: No Kevin, estoy bien. (Se para.) Debemos ir al Palacio y esperarlos allí, tenemos que darles una mano y acompañarlos.

Kevin: Sí, yo voy contigo.

Kaiji: Yo los acompañaré también.

Nost: Bueno, ¿Qué esperan? Vamos. (Nost, Kaiji y Kevin salen caminando hacia el palacio.)

(Cambia la escena al Palacio de la Nación del Fuego. La mesa está vacía y están esperando la llegada de la Familia Feng.)

Hou-Ting: ¿Cuándo llegarán? Estoy harta de esperar.

Izumi: Ya están en camino, sea paciente.

Shaila: (A Iroh.) Qué mujer más terca e impaciente.

Iroh: Sí, no sé que le pasa...

Shaila: Yo creo que le falta alguien que la ame. (Iroh se la queda mirando.) ¿Qué? Yo también me pongo así cuando no me dan amor. (El General Kam entra a la sala.)

Kam: Señora del Fuego, los Feng han llegado.

Hou-Ting: ¡¡Al fin!!

Izumi: Sí... Tráiganlos frente a nosotros.

Kam: Sí, su señoría... (Kam hace una seña para que pasen. Blas, Lisa, Mia, Mora y Ryo entran esposados y escoltados de dos soldados de la Nación del Fuego, que traen a Ken y Wiru llorando.)

Hou-Ting: Al fin están frente a mí otra vez, mis rehenes.

Shaila: ¡Bebés! (Corre y agarra a Wiru.) Que hermoso es, ¿Cómo se llama?

Mora: Wiru, es mi hermano... (Izumi interrumpe.)

Izumi: Emm, hija.

Shaila: ¿Sí mamá?

Izumi: Suelta al bebé, y vayan con Iroh a otro lado. Necesitamos seriedad.

Iroh: Cómo tu digas, madre. (Iroh se levanta y se va con Shaila, los soldados cierran la puerta.)

Hou-Ting: ¿Quién es el nuevo?

Blas: Él es Ryo... (Se queda callado.)

Ryo: Fui un Dai Li, y serví al Señor del Fuego Zuko.

Hou-Ting: (se sorprende.) ¡Qué oportuno! Me encantó, ¿Y dónde están los demás?

Ryo: No lo sé, su majestad, perdí contacto con ellos.

Hou-Ting: Está bien. Me basta.

Izumi: La Reina Tierra y yo hemos llegado a un acuerdo, ustedes serán libres, pero Blas ayudará a la Reina a crear una nueva legión de Dai Li como condena. Y de esa manera, las relaciones tensas entre la Nación del Fuego y el Reino Tierra serán resueltas. La Nación del Fuego promete nunca más tener unas fuerzas protectoras pertenecientes a otra Nación.

Hou-Ting: Exacto. Al fin llegamos a un acuerdo, Izumi. (Se dan las manos.)

Mia: (Interrumpe.) ¿Y que hay del resto de nosotros?

Hou-Ting: No tengo porque hacerme cargo del resto de ustedes. Blas y el Dai Li se vienen conmigo.

Blas: ¡No puede separarme de mi familia! Por favor, su majestad, se lo suplico, no quiero que sufran por los delitos que yo y mi padre cometimos... (Se arrodilla ante la Reina y Hou-Ting se lo queda mirando.)

Izumi: Ten compasión, Hou-Ting.

Hou-Ting: (Suspira.) Está bien. Les conseguiré una casa en el Sector Medio. Se pueden quedar ahí.

Mia: ¡¡Sí!! (Ella, Mora y Blas se abrazan.)

Mora: Pero tengo otra petición...

Hou-Ting: (Suspira.) ¿Qué más quieres niña?

Mora: Libera a Tian y su familia.

Hou-Ting: ¿Quiénes? ¿A sus encubridores? Están cumpliendo la pena correspondiente en la cárcel.

Mora: Ellos no tuvieron nada que ver, por favor. Nosotros no teníamos idea de que nos estaba buscando cuando llegamos a la aldea, y por eso nos alojamos en su casa. (Iroh entra de repente.)

Iroh: Escuché la historia de esa familia, y esa aldea está en territorio de la República Unida.

Hou-Ting: Esos asuntos los debo resolver junto al Consejo, no contigo.

Mora: Por favor, liberalos, ellos ya asumieron las consecuencias.

Hou-Ting: Está bien. Pero es él último favor que les cumplo.

Mora: ¡Sí! (Empieza a saltar de la felicidad. Hou-Ting, el General Hong y Gun se levantan.)

Hou-Ting: Es hora de irnos. Un gusto, Señora del Fuego. (Izumi se levanta y hace una reverencia. Unos soldados del Reino Tierra se acercan y escoltan a la Reina, Gun y el General, detrás, los siguen la familia Feng. Así, salen todos de la sala.)

(Minutos después, la Reina y sus escoltas salen del palacio y caminan hacia una carroza. Una multitud de personas está en la puerta del palacio mirando a la Reina salir. En la multitud, Lisa reconoce a Nost y corre a acercarse, mientras la Reina, Gun y el general se suben.)

Lisa: ¡¡Nost!! (Blas y Mia se acercan a Lisa.)

Nost: ¡Chicos! ¿Qué sucedió?

Blas: Debemos ir a Ba Sing Se, debo enseñar el arte Dai Li junto a Ryo.

Nost: Entonces, ¿No los veré? (Lisa interrumpe y Blas reconoce a Kevin.)

Lisa: ¿Qué fue de Li Chung?

Blas: ¡Kevin! (Lo abraza.)

Kevin: Hola Blas, Mora, Mia.

Mora: Hola Kevin... (Lo abraza.)

Nost: (A Lisa.) Li Chung vino a la Nación del Fuego y se quedó conmigo y Kaiji unos meses, pero las cosas no fueron del todo bien y escapó. Desde ahí no contesta mis cartas... (Lisa se queda pensando.)

Lisa: ¿Sabes si volverá?

Nost: Eso espero...

Lisa: (Se da vuelta y le habla a Mia.) Mia, creo que quiero quedarme aquí.

Mia: ¿Qué? Hermana, ¿Por qué?

Lisa: No se, creo que voy a poder hacer nuevos amigos y quizá arregle las cosas con Li Chung, por favor hermana...

Mia: Pero, yo quiero que te quedes con nosotros... (De repente, un soldado del Reino Tierra llega.)

Soldado: Vamos, hay que partir.

Lisa: Hermana... (Abraza a Mia.) Me voy a quedar.

Mora: (Abraza a Lisa.) Te voy a extrañar tía...

Blas: Yo también... Vamos... (Blas, Mora, y Mia con los bebés, van hacia la carroza y se suben. Lisa se queda con Kevin, Nost y Kaiji. La carroza arranca y Mia pierde de vista a su hermana.)

(Cambia la escena minutos después. Blas y su familia, y Ryo abordan el barco de la Reina.)

Hou-Ting: ¡Al fin! Después de tantos años voy a tener una legión de Dai Li.

Gun: Es un sueño hecho realidad, su majestad.

Hou-Ting: ¡Lo sé! (Gun y la Reina van hacia la cabina. Ryo, Blas y su familia terminan de subir al barco.)

Ryo: Haremos un gran trabajo, Blas.

Blas: No sé si esto es lo que quiero para mi familia...

Mora: Tranquilo papá, ¡Vamos a iniciar una nueva vida! ¡Voy a poder ir a la escuela! ¿No es genial?

Mia: Sí hija... (Se queda mirando al horizonte. El barco zarpa y se comienza a alejar de la Nación del Fuego.)

(Final del episodio. Creado por Rambor (discusión) 21:10 31 ene 2019 (UTC).)

PersonajesEditar

Personajes PrincipalesEditar

Personajes SecundariosEditar

Personajes MenoresEditar